Sobre Nosotros

¿Quiénes somos?

La Fundación para la Democracia Panamericana (FPLDP) fue establecida en el 2015 por un grupo de ciudadanos cubanos y cubano-americanos preocupados por la opresión y la violación de los derechos humanos en Cuba y la necesidad de defender y promover la democracia en las Américas.  La Fundación no tiene afiliación política ni religiosa, y colabora con organizaciones locales e internacionales comprometidas con la democracia y respeto por los derechos humanos.

La FPLDP es una organización publica sin fines de lucro registrada bajo la Sección 501(c)(3) del Departamento de Hacienda de Estados Unidos (IRS por sus siglas en inglés) para ampliar su campo de acción y realizar su misión de promover y defender la democracia en zonas donde los ciudadanos están privados de estos derechos.

La Fundación está administrada por una Junta Directiva.  Adicionalmente, la Fundación cuenta con una junta asesora.  Ellos se han reunido, uniendo sus respectivas redes, para tomar acción. Le invitamos a que se una a nosotros y nos apoye.

Visión

Que las Américas sean una red de países que mantienen la democracia y honran los derechos humanos.

Misión

Promover y defender la democracia y los derechos humanos en los países Panamericanos.

Objetivos

  • Ser una plataforma institucional para promover campañas a favor de la democracia.
  • Promover la participación ciudadana en el proceso electoral y la elección de representantes.
  • Promover conocimiento sobre la necesidad de leyes justas y la implementación del debido proceso de ley.
  • Promover el estado de derecho en países donde se encuentra amenazado.
  • Educar y capacitar a los ciudadanos sobre las vías a la democracia

Inspiración

Nuestra organización está centrada en los principios básicos de las libertades individuales, la democracia, y los derechos humanos.  Nos inspiramos por líderes mundiales como Mahatma Gandhi, Václav Havel, Aung San Suu Kyi, y Lech Walesa.  Todos mantuvieron estos principios con valentía, dirigiendo a sus países hacia el camino de la democracia durante tiempos difíciles.  FPLDP está enfocada en promover estos principios en las Américas.

FPLDP apoya La Carta Interamericana Democrática de La Organización de los Estados Americanos (OEA) que en el 2001 estableció que la democracia debe ser la forma común de gobernar en todos los países de las Américas.  Como se declaró en su Artículo 1:

“Los pueblos de América tienen derecho a la democracia y sus gobiernos la obligación de promoverla y defenderla.

La democracia es esencial para el desarrollo social, político y económico de los pueblos de las Américas.”

También estamos inspirados por el legado de nuestros compatriotas, Ignacio Agramonte, José Martí y Antonio Maceo, quienes dieron sus vidas luchando por la independencia de Cuba.  Más recientemente, nos motivan los legados de los mártires como Pedro Luis Boitel, Oswaldo Payá, Harold Cepero, Laura Pollan, Orlando Zapata Tamayo y muchos más quienes perdieron sus vidas por preservar estos principios en Cuba.

Seguimos motivados por la valentía de los disidentes en Cuba, quienes arriesgan sus vidas y luchan bajo circunstancias hostiles reclamando el respeto por la dignidad personal y los derechos humanos del pueblo cubano.

Liderazgo

La organización fue fundada por Rosa Maria Payá y es dirigida por una Junta Directiva y funcionarios con propósitos educativos y sin fines de lucro.

Inspirada por el legado de su padre, Rosa Maria Payá ha evolucionado la misión de la FDLDP en respuesta a los problemas socio-políticos actual de Cuba y la región Panamericana. En ese sentido, también promovemos la importancia de la justicia transicional para garantizar una democracia exitosa a largo plazo.

Además de la promoción y la educación sobre los derechos humanos internacionalmente, y atender a los asuntos relacionados en las Américas, el proyecto principal de FPLDP es promover la campaña Cuba Decide para realizar un Plebiscito Vinculante en Cuba. Este Plebiscito Vinculante le permitirá al pueblo cubano votar a favor o en contra de adoptar un sistema democrático.